Hablemos

Este post es uno de los más especiales que hemos compartido. Hace unos meses recibimos la increíble propuesta de participar en una novela, ‘Estación en Curva’. Nos ofrecieron la oportunidad de escribir el prólogo y decidimos subirnos a este tren que ya se ha puesto en marcha. Gracias a todo el equipo de ‘Estación en Curva’ por haber confiado en Café Desvelado, en especial a Alejandro (por estar siempre al pie del cañón) y a las ‘ocho plumas’ que lo han hecho posible. Ha sido una experiencia única que estábamos deseando compartir en este rincón:

Captura de pantalla 2015-11-08 a la(s) 08.55.30.png

Prólogo de Café Desvelado en la novela ‘Estación en Curva’

Hablemos de lo que de verdad importa. Hablemos de tabúes y miedos. Hablemos de ese vértigo a sentirnos vulnerables, desnudos, a reconocer el caos interno y la revolución de nuevas emociones. Hablemos de tirar por la borda todos esos “y si” que nos condenan sin piedad, de dejar a un lado nuestro orgullo, fruto del mayor de los temores, eso que llaman enamorarse.

Hablemos de relaciones pasadas. Hablemos de lo que nos enseñaron, de aquellos momentos vividos y de en quiénes nos convertimos gracias a ellas. Hablemos de que no podemos reclamar aquello que nosotros mismos no somos capaces de cumplir. Hablemos de por qué ellos sí y nosotros no, por qué nos perdimos a mitad de camino o por qué aquellos por quienes no apostábamos un centavo nos robaron nuestro sueño.

Hablemos de que tenemos tanto miedo que nos hemos quedado dormidos. Hablemos de aprender a dejar atrás, de volver a empezar, de salir del círculo en el que nos hemos metido por miedo a vivir. Hablemos de que es más fácil ignorar la realidad, aferrarse a aquello que creemos que nos ayuda a olvidar. Porque lo cierto es que enfrentarse al cambio implica pasar por varios tragos amargos del peor de los gin-tonics.

Hablemos de héroes y princesas, de ilusiones que jamás llegaron a ser algo más que eso: sueños. Hablemos de promesas que vendimos, de cicatrices que nos dejaron cohibidos. De por qué nos empeñamos en buscar la felicidad en su utopía más ingenua, haciendo que el listón, tan alto, no nos deje ver más allá de nosotros mismos. Por eso, paremos el tiempo; y hablemos de empezar por el principio. Por aceptarnos tal como somos, en nuestro día a día, en nuestra versión original, y encontrar la auténtica felicidad en nuestras más perfectas imperfecciones.

5517d3f66fcf4382192f62323edc71e7

Hablemos de saber esperar, de querer solo cuando nos sintamos preparados, de poder dar el paso cuando llegue el momento adecuado. Hablemos de apostar nuestros pros y contras a un pleno, confiando, mientras gira la ruleta, en que el riesgo merezca la pena. Aprovechemos, entre vuelta y vuelta, un descuido, y cojámonos de la mano. Hablemos de que la vida es un juego. Un juego diseñado para una sola partida que no entiende de normas, ni de actores interpretando su mejor papel.

Hablemos de que la realidad será como nosotros queramos que sea, de soñar con los pies en el suelo, de agarrar con fuerza las oportunidades que se nos presenten y de superar los momentos difíciles que nos esperan. Hablemos, con franqueza, sobre los pilares de la lealtad y la confianza, de cómo sobre ellos construiremos nuestra historia, piedra a piedra. Hablemos de entendernos, de aceptar los cambios, de mantenernos unidos. Prometamos que, a pesar de todo, seguiremos siendo los mismos.

Hablemos y encontrémonos. Hablemos en la ducha. Hablemos con nuestra canción preferida bailando en la cocina. Hablemos en la azotea del edificio más alto de nuestra ciudad. Hablemos con una sola mirada. Hablemos mientras discutimos. Hablemos de nuestras rutinas. Hablemos entre carcajadas. Hablemos sin palabras, sin llenar esos silencios incómodos. Hablemos aquí y ahora. Hablemos entre tú y yo, de nosotros.

Fdo: Café Desvelado

Anuncios