Cuando la edad no importa

serge-y-brigitte

Él acababa de cumplir los cuarenta, por entonces sus pasiones eran la música, el cine y Brigitte Bardot. Francés y con un físico peculiar, Serge Gainsbourg (1928) se definía a sí mismo como alguien “tan feo que quien me ve una vez no se olvida de mí”, también llegó a decir que era “torpe, violento y depresivo”. A pesar de ello, ni una muestra de inseguridad; sus palabras parecían contradecirse con sus actos. El icono de la ‘chanson’ desprendía seguridad y sensualidad, un poeta maldito y con voz ronca que logró enamorar a las mujeres más espectaculares del panorama de entonces. 

Dedicado a la música y a la interpretación, Gainsbourg compuso un tema para aquella rubia-francesa-exuberante, toda una declaración de amor. Creó Je t’aime… moi non plus [‘Te quiero… Yo tampoco’], la canción más erótica de la historia de la música que más tarde llegaría a ser censurada por el Vaticano por simular orgasmos; y la más conocida y aclamada de Gainsbourg.

Y aquí es donde entra ella. Y no hablo de la rubia-francesa-exuberante que cautivó a medio mundo. Sus días con Bardot quedaron en el olvido cuando apareció en escena, y nunca mejor dicho, la niña inglesa dulce y con un toque rebelde al mismo tiempo, protagonista del mayor escándalo cinematográfico británico por desnudarse en ‘Blow Up’, cinta de Michelangelo Antonioni. Jane Birkin (1946) tenía 22 años y acababa de mudarse a Francia, con una hija y recién separada del compositor John Barry, para protagonizar junto con Gainsbourg el drama ‘Slogan’. Su vida hasta entonces no había sido un camino de rosas. Pero ya nos advirtieron que el tiempo suele poner las cosas en su sitio.

serge gainsbourg jane birkin

Jane Birkin & Serge Gainsbourg - Back

Pasados los meses se convirtió en su musa, vio en ella una voz frágil y tenue que supo aprovechar dando vida a muchas composiciones para que ella las interpretase. El éxito de Je t’aime… moi non plus nunca habría sido posible sin Jane. La joven de cara angelical fue la candidata ideal con quien en 1969 grabó una nueva versión. Ambos lanzaron este canto a la sexualidad y al amor. Pero hubo más. Birkin se había convertido en el amor de su vida y en la que un día sería la madre de su hija, Charlotte. 

jane_birkin_serge_gainsbourg_8934_544x500

Tras 13 años de matrimonio, terminaron separándose por los problemas con el alcohol del francés pero siguieron trabajando juntos por su gran pasión, la música. Considerados auténticos iconos culturales del siglo XX, lo cierto es que Jane Birkin y Serge Gainsbourg nunca dejaron de quererse. Su admiración fue tal que, poco importó que ambos rehicieran sus caminos casándose de nuevo y creando otras familias, fueron el uno para el otro el único gran amor que pasó por sus vidas.

Él falleció hace ya más de veinte años. Muchos le acusaron de llevar una vida desorbitada, un fumador y bebedor empedernido obsesionado con las mujeres. Querido u odiado, no dejó indiferente a nadie. El mito francés vivió y vive, en definitiva, más de su vida que de su obra. 

jane-y-serge

En cuanto a ella, nunca dejó de recordarle, entonando esas canciones que él mismo había compuesto para que las cantase. Birkin hizo una actuación en el Casino de París en 1991, dos meses después de la muerte de Gainsbourg y le dedicó el concierto. También le rindió homenaje en Londres en el 94′ para darle reconocimiento en la que había sido su tierra natal. 

La que siempre será considerada su viuda, consiguió llenar teatros en todo el mundo y aún lo sigue haciendo con esas letras mágicas de más de 40 años de historia. Canciones en las que en todo momento lo tuvo presente mientras contaba anécdotas como que, según decía, estaba embarazada de su hija Charlotte cuando el que fue su marido, las componía.

teaser_fo_jane_and_serge_top_1309121639_id_727465

Se llegó a estrenar una película en 2010 sobre él, Gainsbourg, vida de un héroe y recientemente se ha lanzado un álbum de fotos sobre su vida juntos: “Aquí está Serge como nunca antes había sido visto: padre gracioso, amante, poeta único”, escribe en el prólogo la actriz. Yesterday, yes a day… 

Una historia inmortal… una historia de verdad, al fin y al cabo.

Fdo: Café desvelado

Img_expo-Gainsbourg-Serge-et-Jane-©Tony-Frank

url-10

211011054643_jane-birkin-serge-gainsbourg-426527_opt

Anuncios