Reclamo a la música

¿Dónde está la música hoy en día? ¿Dónde se ha escondido? ¿Dónde?

Lo siento pero me es imposible considerar que el “Tacatá” es música cuando Janis Joplin o Van Morrison han pasado por mis oídos y penetrado en mi corazón. Dónde están esas bandas de garaje que luego se convierten en hitos como Dire Straits o The Animals. ¿Qué tenemos ahora? One Direction y Jonas Brothers… Sin comentarios.

Dónde están esas guitarras le-gen-da-rias que se marcaban un solo transportándote al más allá de la mano de Angus Young, Jimmy Page, BB- King, Eric Clapton o Buddy Guy. Dónde están esas voces di-vi-nas de mis queridas Etta James y Aretha Franklin, las reinas del Soul. Dónde está la elegancia del señor Sinatra y la rebeldía de Johnny Cash. Dónde están los falsetes de Supertramp, las letras de Bob Dylan, el piano de Ray Charles, la armónica de Little Walter y Lou Reed invitándote a dar un paseo por el lado salvaje. 

John Lee Hooker 1

¿Qué tenemos ahora? Una loca desesperada por que la llamen que se ha extendido como pandemia supersónica, y da igual la emisora y la hora que la enchufes, solo se escucha: “So call me maybe!”. Mortal. Menos mal, MENOS MAL, que existe mi salvación en la radio con Rock FM, donde Don Omar y Justin Bieber están terminantemente prohibidos. Así que ahí me quedo, donde recuerdan que una vez, realmente existió la música.

Llámenme clásica, exagerada o anticuada, no lo negaré. No puedo negar que cuando Pink Floyd comienza a tocar los primeros acordes de Wish you where here, se para el mundo; no puedo negar que de vez cuando le pido a AC/DC que me transporte al infierno con Highway to Hell y luego Led Zeppelin contrarrestre subiéndome al cielo con Stairway to Heaven. No puedo negar que Steppenwolf toca mi lado más salvaje cuando canta “Born to be wild” y Eric Clapton el más romántico con “Wonderful Tonight“. Imposible negar que se me pone la piel de gallina cuando Serrat habla del Mediterráneo, o cuando los Beatles te intentan arreglar el día con un “Let it be“. No puedo negar que para mí Queen siempre será la reina y Elvis el rey. No puedo negar que ésos y tantos otros clásicos forman parte de mí y de la banda sonora de mi vida.

Janis-Joplin---Summertime

Inconscientemente cada uno tiene su lista de reproducción particular, en el que cada canción es algo más que un conjunto de notas en armonía. Sé que mis clásicos no son muy comunes en en la juventud de hoy en día, pero son mis clásicos, mis pequeños momentos que me gusta disfrutar y que me hacen sentir viva.

Entonces aparece Burning con su mujer fatal y me pregunta: 

¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?, 

La verdad, no lo sé. Supongo que no termino de encajar ni de aceptar la mayor parte de la música actual, tan simple, tan poco original y tan ridículamente comercial que solo veo puro marketing en vez de una obra de arte. 

La música no hay que escucharla, hay que sentirla, y hace tiempo que no lo hago. Hace tiempo que canto con Don McLean esa mítica y eterna canción que habla del día que murió la música y que empieza con nostalgia recordando…. 

A long long time ago, I can still remember how that music used to make me smile.

Fdo: Café Desvelado

 

Anuncios